Actividades extraescolares, 7 consejos para elegirlas

Tips para elegir actividades extraescolares

Que nuestros peques hagan actividades extraescolares es sin duda algo bueno, pero hay que tener en cuenta varios factores para que la experiencia sea algo positivo y no lo contrario.

Las principales preguntas que rondan la cabeza de los padres y madres una vez superada la vuelta al cole son: ¿en qué actividades extraescolares les apuntamos este año? ¿qué días y a qué horas para que me de tiempo a llevar a ‘fulanito’ al fútbol y recoger a ‘menganito’ de natación mientras la niña está en danza y yo voy al gimnasio? ¿cuántos días a la semana le apunto? Éstas son las piezas principales a encajar en este pequeño rompecabezas. Tranquilo, ¡nosotros vamos a ayudarte!

En primer lugar, debemos tener en cuenta la edad del niño para seleccionar actividades acorde a a sus gustos e inclinaciones y, sobre todo, por el número de días a la semana que vamos a ocupar su tiempo libre. Recuerda que nuestros menores tienen que jugar y descansar, y cuánto más pequeños son más importante es el tiempo de juego y descanso.

Sabemos que, por temas laborales, muchos padres os veis obligados a dejar a vuestros hijos en extraescolares cuatro e, incluso, cinco días por semana. Por esta razón y para otros papás y mamás que se encuentren perdidos a la hora de elegir este tipo de actividades, te proponemos 7 tips para elegir extraescolares con tu hijo.

1. Observa:

Si tu hijo se pasa el día bailando y montando coreografías por las esquinas, no le apuntes a chino, aunque pienses que es el idioma del futuro, está claro que lo que quiere es bailar.

2. Escucha:

Ante todo pregúntale a tu hijo cuáles son las actividades que más le gustan y escucha su respuesta. Que la decisión final sea siempre de mutuo acuerdo. Y aprende a negociar, pues no hay dinero peor gastado que obligar a un niño a hacer una actividad que, sin duda, acabará abandonando, porque no le gusta.

3. Equilibra:

Si por motivos de ‘logística familiar’ tu hijo tiene que estar cuatro 0 cinco días en actividades extraescolares, equilibra su agenda. Desde nuestra experiencia, nosotros recomendamos combinar un idioma con actividades deportivas o artísticas que impliquen una actividad física.

Otro de nuestros consejos, que las actividades de mayor concentración o esfuerzo físico se hagan al principio de la semana y dejar para el final de la semana aquéllas más lúdicas y relajadas.

4. Marca objetivos:

El hecho de que las actividades que realizan vuestros peques tengan un objetivo final es, sin duda, positivo. Con objetivo final nos referimos a un festival en danza, una liga en fútbol, un examen en inglés, un cinturón en artes marciales, etc. Son metas a conseguir por parte del niño que exigen su esfuerzo y que les va a ayudar a entender el sentido de su trabajo y cooperación. Además aprenden a asimilar que, a veces, las cosas pueden no salir como deseamos y, por lo tanto, empiezan a gestionar su frustración.

5. Autonomía y responsabilidad:

Para los más peques:

Si tu hijo va a acudir a una actividad que requiere una indumentaria y material especial (por ejemplo, ballet, natación, patinaje, etc.), aprovecha esta oportunidad para enseñarle a preparar su mochila y llevarla los días que toca. De este modo, asumen una responsabilidad que les afecta directamente y aprenden a ser más independientes y autónomos.

Para los mayores:

Al tener tiempo dedicado a una extraescolar, el tiempo restante hasta la hora de la ducha y la cena es limitado. Por ello, tus hijos se ven obligados a organizarse para llevar al día sus estudios, otras responsabilidades y su tiempo de ocio, y creednos cuando decimos que el tiempo cunde más así que cuando tiene toda la tarde libre. Si tu hijo flaquea en la organización y gestión de su tiempo, échale un cable al principio y ve dándole autonomía conforme va progresando en este aspecto

6. Continuidad:

A menudo algunos padres nos plantean que su hijo se ha apuntado a fútbol, pero que en una semana se ha cansado y que ahora quiere inscribirse a kárate, que el año pasado hizo igual y acabó pasando por todas las extraescolares habidas y por haber con las complicaciones que eso supone. Creemos que en este respecto os vamos a responder a la pregunta del millón: ¿hasta cuándo exigir continuidad a nuestros hijos?

La respuesta es depende. Depende de su edad y, sobre todo, de su madurez. Desde nuestra experiencia te aconsejamos que los niños de Primaria le den una oportunidad a la actividad durante un trimestre, y en el caso de infantil, uno o dos meses, dependiendo de su madurez.

Al margen de ésto, vuetro papel de padres es muy importante y el tener un conocimiento de los contenidos de la actividad va a ayudaros a que vuestros hijos mantengan la ilusión por seguir. Por ejemplo, “‘fulanita’, ¿quieres dejar el ballet? Pues qué pena, porque tu profesora me ha dicho que la semana que viene vais a empezar a montar el festival de navidad”.

7. Compromiso:

El ejemplo que dais como padres a vuestros hijos es, sin duda, la lección que mejor aprenden a lo largo de sus vidas. Por ello, debéis ser muy consecuentes con vuestros actos y enseñar a vuestros  hijos a ser responsables y comprometerse con lo que emprenden. No podéis exigirles compromiso cuando… vosotros dejáis de ir a un partido porque está lloviendo, no lleváis el abanico a flamenco porque nunca encontráis el momento para comprarlo o les sacáis antes de clase sin un motivo verdaderamente justificado, etc.

En Avance, entendemos las extraescolares como un ‘centro cultural’ más allá del aula con enseñanza social y nuevos compañeros con los que compartir experiencias y aprender nuevos idiomas con actividades lúdicas de inmersión bilingüe. Sobre todo, en la primera infancia, ¡se aprende jugando!

Esperamos haberos ayudado y si nos dejamos algo en el tintero, no dudéis en remitirnos vuestras dudas y comentarios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *